Balaguer pasó de ser una pequeña empresa familiar de materiales de construcción a una gran empresa que, sin abandonar sus orígenes, se fue convirtiendo en un multiespacio de decoración, mobiliario e interiorismo con un variado catálogo de productos premium.

Su rápido crecimiento le produjo sin embargo algunos problemas importantes, como el desenfoque en su posicionamiento y la ausencia de valor de marca.

vinklum desarrolló para este cliente un programa de comunicación integral enfocado a corregir estos problemas. Para ello, dentro de su mapa de públicos, se determinaron públicos estratégicos y prioritarios (interioristas, arquitectos, decoradores…) y se pusieron en marcha acciones de alta visibilidad para cliente final (presentaciones de libros en instalaciones industriales) junto a otras de contacto con públicos profesionales (Creative Breakfast) habiendo conseguido en muy poco tiempo importantes niveles de notoriedad y un mejor posicionamiento de su modelo de negocio.